Uno de cada cuatro talleres de videoconsolas cobran por piezas que no han cambiado

Leemos en la edición digital de ElPeriódico.com que nueve de veinte establecimientos de asistencia técnica visitados anónimamente por la OCU facturaron piezas de un aparato que no era necesario sustituir y cinco de ellos ni siquiera llegaron a cambiarlas, sólo las cobraron. En conclusión, que en uno de cada cuatro talleres dónde llevamos a reparar nuestras queridas consolas nos toman el pelo. Quizás alguno de vosotros ha sufrido esto en sus carnes y la verdad que esto debería ser totalmente denunciable.

La OCU ha realizado una encuesta escenario en 20 Servicios de Atención Técnica (SAT) oficiales y no oficiales para averiguar cómo funcionan estos servicios de reparaciones: si la reparación es correcta, cuánto tardan, información que facilitan al consumidor y coste. La OCU llevó a reparar, de forma anónima, videoconsolas de 3 marcas líderes en el mercado (Xbox 360, Wii y PS3). El resultado ha sido lamentable: 4 talleres sustituyeron y facturaron piezas que no era necesario sustituir.

La OCU considera que debería de existir un control más riguroso a los SAT para evitar este tipo de incumplimientos y recuerda a los consumidores sus derechos cuando lleven a reparar algún aparato:

  • Información: en el local debe estar visible el precio de mano de obra, del transporte y los desplazamientos; garantía, derecho a presupuesto, hojas de reclamaciones.
  • Presupuesto: por escrito y con una validez de 30 días. El plazo para elaborar el presupuesto es de 5 días.
  • Resguardo: que incluya la identificación del aparato, la del SAT, la del usuario y fecha de entrega prevista.
  • Piezas: los repuestos deben ser nuevos, salvo que se acuerde otra cosa con el consumidor. Las piezas sustituidas se deben entregar al consumidor.
  • Factura: Debe llevar un número de orden de factura e incluir identificación completa del aparato, del SAT (imprescindible el NIF), del usuario, fecha y desglose de cada pieza cambiada y de cada concepto o intervención efectuada, con su coste correspondiente.
  • Garantía: mínimo de 3 meses. Si el aparato está en garantía, se extiende a 6 meses

En conclusión: llevar la consola a reparar puede ser como la lotería, si nos toca un SAT competente y fiable tendremos suerte, sino quizás nos den gato “consola” por liebre.

Comentarios

  1. Me habeis “acojonado” un poco con esa noticia aver yo si tengo suerte.

    La lleve a la tienda el mes pasado para que se la mandara a sony….

    Pobre PS3 ¿Que haran con ella? jaja

  2. Hijos de pu**, ya duele en lo más profundo cuando se te estropea una consola, pero que un técnico encima te de gato por liebre, sin ningún tipo de compasión tendrían que colgarlo por los pulgares.

  3. Menudos aprovechados!!!
    Yo tengo un colega que se le fastidio el lector de la PS2 (No le leía platinums), en su momento, y la llevo a un centro Sony, le limpiaron el lector un poco y le dijeron que tenían que quedársela para cambiar no se que. Al decirle que el cambio eran 150€ dijo que para eso se compraba la Slim, que era reciente y tenía de nuevo garantía (Algo parecido a lo que tuve que hacer yo con la 3) y se la llevo a casa.
    A partir de limpiarla, no fallo más, y le iban a cobrar por no hacer nada, por que con limpiar se solucionó todo…

  4. La gente es muy muy lista, lo mismo pasa cuando llevas un ordenador a arreglar y se dedican a cotillearte todo e incluso a hacerse copias de tus fotos y demás..

    Cara duras hay cada vez más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *