Impresiones: Gravity Crash, ya disponible en la PlayStation Store

Sorprendentemente a partir de hoy martes y para los amantes de la estética retro, ya se puede encontrar Gravity Crash en la PlayStation Store, por 7.99€. Hemos estado probando el juego un rato para poderos ofrecer unas rápidas impresiones, pero en todo caso, hay una versión de prueba gratuita que viene con 4 de los 35 niveles del juego y algunos de los mapas multijugador, aunque yo soy de esos que juego nuevo que aparece en PSN juego nuevo que acabo comprando.

En Gravity Crash lo primero que sentiremos es una de aquellas sensaciones de viaje al pasado, aquellas interminables horas que pasábamos algunos de nosotros delante de videojuegos de líneas sencillas. Así como con Digger HD, la nostalgia hará acto de presencia. Pero a diferencia de este último, este no es un remake, sinó un juego nuevo usando técnicas visuales al más puro estilo retro. Aunque no es el mismo look de antaño, sinó una versión actual llena de colores vibrantes y minimalismo ejecutado con buen gusto. Podéis continuar leyendo las impresiones después del video.

En este juego, controlamos una nave espacial, pero no como últimamente estamos acostumbrados, sinó al más puro estilo Spacewar! (si, uno de los primeros juegos de la era digital, creado en 1962). Con el mando analógico izquierdo controlamos la orientación y con el botón “X”, la aceleración. La gravedad del planeta nos atrae incesantemente, con lo que deberemos ir controlando la aceleración y dirección para no chocarnos con ningún obstáculo, hecho que supone la explosión inmediata de nuestra nave. La nave dispone de un escudo de energía limitada, que se puede activar para evitar los choques.
A nuestor alrededor nos envuelve un mundo lleno de peligros, con enemigos y estructuras a las que destruir en un escenario de formas caprichosas.

Cada misión tiene objetivos diferentes. En algunas debemos encontrar un cierto número de cristales, en otros destruir un cierto número de estructuras o enemigos, etc. Mis impresiones están limitadas a los primeros niveles, así que es de esperar que la cosa se vaya complicando. Cuando empezamos, podemos escoger que tipo de control queremos de la nave, que tipo de escudo (automático o manual) o que tipo de disparo secundario. Por ejemplo, si ponemos escudo manual, lo controlaremos nosotros (cosa que requiere una cierta coordinación que hoy parezco no tener) y se recarga con el tiempo. En cambio, el escudo automático no se recarga con el tiempo, pero se activa automáticamente. Cuestión de gustos y habilidades supongo. Tanto los escudos, como disparos secundarios o combustible se pueden recargar recogiendo y destruyendo ciertas formaciones de cristal por el escenario.

Por el escenario encontraremos otros elementos, como artefactos que nos darán puntos adicionales o mejoras para nuestros disparos. Cuantas más estructuras y cuanto más rápidos seamos en cumplir con los objetivos más puntos nos darán por un determinado nivel o planeta. Además, encontraremos agua en la que podemos sumergirnos (y debido a su densidad el efecto gravitatorio cambia) o lava, más dolorosa.

A parte de la campaña, el juego también dispone de modo multijugador que no he tenido oportunidad de probar al no encontrar contrincantes. Gravity Crash ha empezado hoy justo a gatear, así que supongo que eso es normal.

La música y el sonido está en consonancia con el aspecto retro de los gráficos, así que podéis esperar una melodía de esas trepidantes.

Otro aspecto es la posibilidad de crearnos nuestros propios mapas usando un editor. Esta característica está disponible incluso en la versión de prueba del juego, así que podéis haceros una buena idea de este título sin tener que comprarlo.

Tengo que decir que al tratarse de una versión moderna de una estructura de juego clásica, la dificultad del juego es bastante elevada. Un ligero despiste o dar demasiada aceleración hará que nos estampemos contra el terreno en un abrir y cerrar de ojos. Hay que controlar la nave con suavidad y bien concentrados, especialmente cuando tenemos la posibilidad de aterrizar para rescatar ciertos habitantes del planeta (cosa que da muchos puntos, pero requiere precisión).

A mi, personalmente me ha dejado un buen gusto de boca. Da gusto echar una partida a juegos de este tipo de vez en cuando, aunque la dificultad podría ser que echase a más de uno para atrás. Se trata de un juego para los jugones hardcore, aunque tengo que admitir que, principalmente debido a mi antigüedad jueguil, yo me encuentre en ese grupo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *