Impresiones PSN: Bomberman Ultra

    Esencialmente el mismo juego que Bomberman Live para la Xbox 360 lanzado digitalmente en el 2007, Bomberman Ultra ahora hace acto de presencia en PlayStation Network. Una versión remasterizada de este arcade tan “explosivo” que tiene más de 25 años de experiencia a sus espaldas. Afortunadamente, la desarrolladora Hudson Soft ha sido fiel a la fórmula original, por lo que la diversión está asegurada y los amantes de Bomberman podrán quedarse más que satisfechos.

    Para los que no conozcáis el juego en ninguna de las múltiples versiones que han salido a lo largo de la historia, en Bomberman nuestra misión es eliminar al resto de enemigos en un laberinto con paredes y secciones que se pueden destruir. Para ello, disponemos de bombas que explotan en forma de cruz, eliminando todo lo que sea destruible a su paso o a nuestros enemigos. Podemos potenciar nuestra velocidad o capacidad explosiva entre otros power-ups a nuestra disposición a medida que destruimos ciertos bloques.

    ¿Más de lo mismo? ¿Qué hay de nuevo en esta versión?

    Bomberman Ultra esta especificamente orientado a la acción multijugador ya sea local o online. El modo para un jugador basicamente te enfrenta a otros “bombermans” controlados por la CPU, por lo que acaba resultando un tanto monótono. Este juego es para disfrutarlo con los amiguetes o desconocidos al otro lado de PSN. Hasta ocho juegadores pueden enfrentarse entre si (siete cuando la partida es local), pudiéndose enfrentar varios jugadores desde una misma máquina contra. La acción llega a un trepidante nivel rápidamente, y aunque es un juego fácil de aprender es difícil de dominar.

    Disponemos de muchas (muchísimas) opciones para variar nuestra experiencia, desde diversos mapas a la posibilidad de cambiar muchas de las condiciones de las partidas. Ciertos mapas contienen trampas, como agujeros en el suelo o casillas que no se pueden cruzar. Además, podremos ir desbloqueando nuevos trajes para nuestro “bomberman” recogiendo ciertas piezas en el mapa.

    Gráficamente es más que adecuado para el típico arcade 2D con el que nos encontramos. La estética llena de color y gráficos amables le dan mucha personalidad y nos hace recordad el origen nipón de este título. Eso sí, la música happy-happy termina por aburrir un poco.

    El juego por ahora sólo se encuentra en la PlayStation Network americana, así que si lo queréis disfutar ahora deberéis usar vuestra cuenta amiga americana. Es un juego para todas las edades, así que es mejor disfrutarlo en familia, con amigos )borrachos o no) o contrincantes de PSN, pero para jugarlo sólo contra la CPU se hará aburrido al poco rato. Muy recomendable para los amantes del clásico, sobretodo porque el precio lo hace más barato que las monedas gastadas en las recreativas de Bombeman de antaño.

    Entradas relacionadas:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *