Overlord II llegará el 26 de Junio con la horda de esbirros más malvados que nunca

El mal puede venir con una nueva cara pero ciertamente se ha traído algunos viejos amigos… Aclamados como las auténticas estrellas del Overlord original, los esbirros han vuelto en Overlord II, que hoy ha confirmado su lanzamiento el 26 de Junio PlayStation 3, Xbox 360 y PC. 

En Overlord II los esbirros regresan más fuertes, más inteligentes, más letales y más divertidos que nunca, y bien dispuestos a luchar en batallas épicas que les enfrentarán a las legiones de un nuevo enemigo – el Glorioso Imperio. Su mentalidad como horda es tan salvaje y escandalosa como siempre y su lealtad al Overlord no ha cambiado- harán cualquier cosa que se les ordene (y un poco más) para ayudar a su amo a destruir o dominar las tierras.

Durante el violento ataque del Overlord, esta salvaje pandilla destruirá alegremente las ciudades del Imperio y decidirá el destino de sus moradores. Si se les da instrucciones para ello, incluso conseguirán amantes voluptuosas para su amo y se infiltrarán en el corazón de la armada del Glorioso Imperio pasablemente disfrazados como soldados diminutos.

Con un nuevo nivel de control de los esbirros, los jugadores pueden equipar a los devotos esbirros marrones, verdes y rojos con monturas, y convertirlos en letales criaturas únicas dispuestas a armar la de Dios es Cristo. Formando la división de “Caballería Esbirra”, los esbirros marrones pueden montar y controlar manadas de lobos despiadados. Montados en los lobos, pueden arrasar en los ataques con su mera fuerza bruta para luego morder y embestir a los oponentes en unos definitivos toques finales.

Los esbirros rojos montan salamandras de fuego que se convierten en antorchas vivientes que lanzan bolas de fuego como ataque primario. Los esbirros verdes montan en araňas gigantes que les permiten escalar paredes y llegar a sitios donde otros esbirros no pueden. Los azules, los más etéreos y “zen” del grupo, no se montarían por nada del mundo encima de ningún bicho pero vigilan a sus compaňeros y, si éstos se caen o se lesionan, acudirán en su ayuda y harán uso de sus poderes curativos.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *